PROFESORES LLEVAN AL SUPREMO EL RECORTE EN CLASES DE RELIGIÓN

Sede del Tribunal Superior de Justicia. /Juan Monzó
Sede del Tribunal Superior de Justicia. / JUAN MONZÓ

La asociación Apprece considera que el cambio horario aprobado por Educación choca con el acuerdo entre el Estado y la Santa Sede

Joaquín Batista

JOAQUÍN BATISTA

Valencia

La Asociación Profesional de Profesores de Religión de Centros Estatales (Apprece) ha presentado un recurso de casación ante el Tribunal Supremo con el objetivo de intentar rectificar la sentencia del TSJCV que avala la regulación de la asignatura confesional introducida por la Conselleria de Educación en 2017. En la práctica, se permitió que los centros redujeran la materia a una única sesión semanal en Primaria, frente a las dos establecidas obligatoriamente con la normativa previa. Exactamente, se les daba libertad para decidir la carga horaria.

El TSJCV avaló el cambio el pasado octubre, argumentando que una sesión era suficiente para la impartición de los contenidos incluidos en la asignatura, aunque desde la asociación insisten en que con este sistema de organización se contravienen normas de rango superior, como el acuerdo entre el Estado y la Santa Sede que regula aspectos educativos.

Fuentes de Apprece defienden que la opción dada por la conselleria ha permitido que el horario mínimo para la materia sea una cuarta parte del establecido para otras asignaturas troncales o instrumentales. Es decir, que estas tengan mucha más presencia horaria, lo que «vulnera el principio de equiparación (de Religión) con el resto de asignaturas fundamentales».

El TSJCV avaló el cambio aplicado en Primaria y la ESO, pero obligó a ofertar la materia en segundo de Bachillerato

La clave está en el citado tratado internacional, que establece que en las diferentes etapas educativas se incluirá la enseñanza de Religión «en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales».

«La decisión de Educación no está justificada en modo alguno por motivos legales o técnicos, quedándose en una decisión política que sería admisible siempre que no vulnerara ninguna norma o principio jurídico», añaden las mismas fuentes, que concluyen que el sistema ideado deja en manos del centro, a la hora de fijar los horarios, «el cumplimiento o no de la equiparación prevista» en el acuerdo.

También defienden que no son válidos «argumentos extrajurídicos de prevalencia de otras asignaturas específicas sobre la de Religión, pues ello supondría el pleno desconocimiento de la importancia que a la materia se le reconoce en la norma superior con ese carácter de asignatura fundamental», dicen.

Además, consideran que puede derivar en situaciones de discriminación, en el sentido de que en una misma población hay alumnos con dos sesiones y otros con una pese a que el currículum (el que recoge los contenidos para la etapa) es el mismo.

El tratamiento de la materia en la ESO y Bachillerato también ha sido judicializado, con resultado dispar. En cuando a la primera etapa, el TSJCV no aceptó los argumentos contra la reducción a una hora semanal en 1º y 2º de la ESO, si bien obligó a ofertarla en 2º de Bachillerato acogiéndose a la reciente jurisprudencia del Supremo, pese a que en las últimas décadas había desaparecido de la ordenación académica de ese nivel. Previamente se decretó una medida cautelar cuyo efecto confirmó el fallo.

Fuente: Las Provincias

Esta entrada fue publicada en Noticias / Berriak y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s